sábado, 15 de diciembre de 2012

Mujer que alumbras vida
no te rindas.
Mujer perdida,
busca esa luz guía que olvidaste
en la oscuridad de tu ser.
Mujer que alumbras vida,
celebra tu existencia,
pues tu esencia huele a hierbabuena,
a fresco jazmín,
a un buen chocolate a la taza.

Carmen


domingo, 2 de diciembre de 2012

Columna de opinión El País. Manuel Vicent

Un día en el café Gijón sorprendí a un poeta maldito, absorto en sus pensamientos. Le pregunté si la gravedad de su rostro obedecía a que estaba elaborando algún verso insigne. “Así es”, me contestó. “En este momento me debato en la duda de pegarme un tiro en la boca o tomarme un helado de fresa”. En el monasterio de Kopan, en el valle de Katmandú, me dijo un Maestro Venerable: si quieres saber hasta qué punto eres feliz y no lo sabes, cómprate una libreta y apunta en ella cada noche cinco pequeños hechos agradables que te hayan sucedido durante el día. Anota solo las sensaciones placenteras insignificantes, las alegrías ínfimas, no los sueños desmesurados. Esta mañana me ha despertado el sol en la ventana y he comprobado que esta vez no me dolía la espalda. El perro me ha saludado con el rabo. El dueño del bar, donde suelo desayunar hojeando el periódico, hoy se ha negado a cobrarme la ración de churros. He leído la crónica deportiva: ayer ganó mi equipo. El autobús ha llegado puntual y en la parada me han conmovido las palabras de amor que una madre le dirigía a su niña que se iba al colegio. Le he preguntado al médico por los análisis y me ha dicho que todo está bien. Al llegar a casa después del trabajo me arrellano en el sillón para ver una película en la tele mientras me tomo un gin-tonic.El Maestro Venerable aseguró que después de un tiempo en esa libreta se habrá formado un tejido básico de actos felices, de sutiles placeres efímeros, muy consistente, que sin darnos cuenta sustenta firmemente toda nuestra vida y de paso resuelve la duda del poeta. De momento bastará con un helado para evitar que se pegue un tiro. Puede que esto no sea más que esa charlatanería que se expande mientras arden las consabidas barritas de almizcle e incienso y que solo sirve para olvidar la terrible crueldad e injusticia que nos rodea. Pero el Maestro Venerable, en medio de aquel aire transparente que bajaba del Himalaya, dijo que todas las flechas aciagas que la vida nos lanza casi ninguna da en el blanco. Caen a nuestro alrededor y somos nosotros los que las arrancamos del suelo y nos las clavamos en el corazón, en la mente o en el sexo. Tal vez esta enseñanza podría servir al poeta para enhebrar uno de sus versos más excelsos: sale el sol, estoy vivo.

Manuel Vicent


miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cartas a Pedro. Guía para un psicoterapeuta que empieza (Loretta Cornejo)




Querido Pedro:

Hoy quisiera hablarte del ser humano, de ese ser que un día llamará a tu consulta para ser atendido; tal vez tú te alegres de esa llamada y al mismo tiempo te asustes. No es fácil ser terapeuta, lo sé, a pesar de todos mis años siéndolo, intentándolo. Hasta ahora, siento lo mismo que la primera vez: la alegría del encuentro, el temor a fallarle, el miedo a no saber o no poder, la inseguridad en mis habilidades y capacidades, el temor a no ser comprendida, a ser criticada o rechazada.
No son emociones simples las que se viven; son profundas,eternas y muchas veces repetitivas, que desgastan, que agotan.
Y todo esto tan sólo refiriéndonos a nosotros mismos, sin tener
aún al paciente delante.
Por esto es importante lo que te quiero decir y qué es esto.
Creo que la base para ser psicoterapeuta es tu amor al ser humano en general. No creo que lo importante sea el creer que lo puedes ayudar, o que está en tus manos el poder arreglar algo en el otro. Creo que ése es un camino equivocado. No sepuede ayudar ni se puede arreglar lo del otro si antes no lo amamos.Y es por lo que te planteo: ¿cuánto amas a las personas en general? Un amor lo suficientemente bueno como para poder
entregarte al proceso a pesar de los cansancios, o de lo difícil del caso, o de los obstáculos que tanto tú como él encuentrenen el camino, obstáculos tanto externos como internos.
Es necesario recordar constantemente que el paciente no viene a sesiones para reforzar nuestro narcisismo, ni para hacernos sentir importantes porque en este caso nosotros tomamos el rol del que ayuda al otro.
Muchas veces he visto y escuchado cómo algunos terapeutas se sienten orgullosos de sus éxitos, de sacar a un paciente del hueco. Yo no creo que sea ésta la cuestión; tengo muy grabado loque me enseñaron los Polster, Erv y Miriam: “no hay buenos
terapeutas, sino buenos pacientes”. Y creo que eso es una verdad inmensa. A nosotros nos queda ser responsables de nuestra función, preparándonos enormemente con nuestro trabajo personal, con supervisiones, lecturas, formación, mantenernos al día, etc., para brindar multiplicidad de herramientas en las
cuales el paciente pueda ensayar y escoger; pero son ellos, no olvides nunca, los que han hecho posible que su proceso siga adelante. 
Por desgracia, en el caso contrario, no sucede lo mismo:
malos terapeutas pueden dañar muchísimo a una persona; pero de esto ya hablaremos más adelante en otra carta. Todavía recuerdo con escalofríos cuando una vez escuché a un famoso psicoterapeuta que decía que lo más bonito de esta profesión era ver cómo venía el paciente como una masa de arcilla y cómo, con nuestras manos, íbamos convirtiendo esa masa en una obra de arte.
¡Qué equivocado es todo esto, mi querido Pedro! Ni el paciente es una masa de arcilla ni de nada, ni nosotros somos los artistas. El paciente ya es lo que es, y lo único que va a suceder en el proceso terapéutico es que va a empezar a abrirse: primero ante nosotros, pero sobre todo ante sí mismo; nosotros tan sólo lo acompañaremos, le brindaremos la ayuda necesaria o la no ayuda si eso es lo que necesita, y seremos testigos de su renacer. Tan sólo eso. Nos mataremos por él simbólicamente hablando una y mil veces, pero como lo haríamos con algo muy valioso que ha sido dañado, que llega a nuestras manos y que protegemos, cuidamos e intentamos encontrar los medios para reconstruirlo, repararlo. Pero esa obra de arte no es nuestra, es
del artista primero o, para llegar más allá, de la humanidad.
No peques nunca de considerarte parte responsable de su vida, de sus artes y potenciales.
Conserva siempre tu sitio: el del partero que ayuda a dar a luz, pero que ni es el bebé que está naciendo, ni es la parturienta que está trabajando para que nazca con dolor y amor.
Tu sitio es tan sólo el del que está al lado, para lo que sea
necesario, para lo que tú le sirvas, le sostengas, le contengas.
Pero todo, todo lo demás es de él y para él.


martes, 13 de noviembre de 2012

El cazo de Lorenzo, de Isabelle Carrier






Con palabras simples y unas ilustraciones tiernas y divertidas, la autora recrea el día a día de un niño diferente: sus dificultades, sus cualidades, los obstáculos que tiene que afrontar...El cazo de Lorenzo llena un vacío, conmueve al lector, sea cual fuera su edad.
Pero lo que más llama la atención es la sencillez del dibujo y del concepto.A partir de los 6 años.
Un cuento metafórico para hablar de las diferencias a los más pequeños. La superación de un niño con dificultades para sobrellevar el día a día.
Libro recomendado por FEAPS (Confederación Española de Organizaciones en Favor de las Personas con Retraso Mental)





miércoles, 7 de noviembre de 2012

¡ NACE LLUVIA DE VIDA !


Tengo el gran placer de presentaros  Lluvia de Vida, proyecto creado con amor, ganas e ilusión y que se estrena con este taller de ArteTerapia. Se realizará el fin de semana del 8 y 9 de diciembre en BambúDanza, un lugar mágico y acogedor.
Si os interesa, escribid a : lluviadevida1213@gmail.com







jueves, 1 de noviembre de 2012

La luna en ti


De pequeña a veces sentía los latidos de mi corazón debajo del ombligo. ¿Si el corazón está arriba cómo puede ser que se mueva a su antojo por mi cuerpo? Me extrañaba y me gustaba. La fuerza, el placer, la luna y la vida palpitaban celebrando mi feminidad.  
Hoy, ya mujer, me comprometo a reencontrarme con mi esencia, con mi poder, con mis ciclos, mi latido y mis ancestras. No es tarea fácil, pues la semilla de la desconfianza germinó con fuerza en mi ser, pero su sombra, aunque es cegadora, nunca roba espacio a la profundidad de mi naturaleza lunar. 


" La luna en ti" , de Diana Favianova, es un documental que sabía desde hacía tiempo que existía, pero al que aún no había dado espacio ni tiempo. En él investigan sobre el tabú de la menstruación y sobre las idea de la feminidad en nuestro tiempo. Da gusto verlo... (¿porque habré esperado tanto tiempo...?) ;-)



Pequeño fragmento :

                                 


Documental completo:

http://vimeo.com/25671897

miércoles, 24 de octubre de 2012

La lengua como llave maestra a nuestro interior

Descubriendo el Sistema Consciente para la Técnica del Movimiento, de Feodora Aberastury,  redescubro mi lengua. Ella me abre la puerta a un nuevo estado presente.

Este video de Jose María Toro, maestro y escritor, ( "Educar con co-razón" 10ªEdición) nos habla de ella: el vínculo directo con nuestro mundo interno.



miércoles, 10 de octubre de 2012

Sol: La niña "Miedos"


¿Os apetece que os cuente un cuento?


Sol era una niña bola que irradiaba luz y calor a su alrededor sin proponérselo. Con Sol,  todo iba rodado siempre. Cuanta más ternura, sonrisas y besos  recibía, más bombillas se encendían en su corazón. Sólo existía una cosa que hacía fundir sus bombillas… el miedo.
Sol tenía miedo a la oscuridad y a los monstruos. También a los gritos del lobo feroz. A que mamá un día cumpliese eso de : ”cualquier día me canso y os dejo a todos plantados”. A que su hermano el gigantón la hiciese botar más de la cuenta y le saliesen mil chichones. A que la profe Cuadrícula le preguntase la tabla del 9. A que a papá se olvidase de que ella era su princesa. A BLA BLA BLA BLA BLA BLA BLA BLA
Una noche, mientras intentaba dormir con la luz encendida se le ocurrió un truco para dejar de sentir miedo. Consistía en empujar las ideas horribilis desde la cabeza hasta la garganta y, sin masticarlas ni un poco, tragárselas para que no quedase nada de ellas en su pensamiento. Lo que Sol no sabía  es que de esta manera cada vez dejaba menos espacio a las bombillas, que se iban arrinconando en su cuerpo redondo mientras los miedos campaban a sus anchas.
Pasó el tiempo y Sol cada vez era una niña bola más apagada y reservada, menos risueña.  Los miedos le pesaban tanto que ya casi no podía rodar ni soñar de tanta indigestión.  Y así, Sol, para muchos, pasó a ser Soledad. De cientos de bombillas luminosas ahora había pasado a tener cuatro o cinco. Sus padres no sabían como ayudarla. Mamá la seguía abrazando y contando cuentos por las noches, para papá seguía siendo su princesa, pero los miedos eran tan poderosos que aplastaban los intentos de las bombillas por iluminar su rojo corazón.
Llegó un día en que solo le quedaba una bombilla encendida que luchaba ferozmente, intentando protegerse de los vapuleos de los fantasmas interiores. Soledad no podía ni moverse de la cama. No hablaba y sus ojos eran tan tristes que si la mirabas de cerca veías tras ellos un mar de lágrimas. Sus padres, que habían intentado curarla llamando a todos los médicos del lugar, viajaron hasta el reino de la maga Cuentamelcuento, que con sus manos podía curar todo tipo de dolencias de los niños y niñas bola.
Cuentamelcuento, al enterarse de la triste noticia, no se lo pensó dos veces. En un abrir y cerrar de ojos estaba a su lado mirándola de arriba abajo, con sus gafas telescópicas .
-   Menudo empacho, Solete , le dijo. ¿Es que no sabes que cuando se traga sin masticar se produce una indigestión? ¡Y la tuya es monstruosa!
La maga le puso la mano  caliente y arrugada sobre el estómago y la dejó  ahí hasta que empezaron a sonar ruidos raros en su interior. Sol se durmió desde el primer instante en que  Cuentamelcuento se sentó a su lado. Y así pasaron las dos toda la noche, entre oscuridad  y profundos sonidos extraños.
El primer bostezo de Sol despertó a la familia Redonda con un vuelco al corazón. De su habitación había salido un ruido parecido al eructo de una ballena cachalote. Pero eso solo fue el comienzo. Desde que los primeros rayos de Lorenzo entraron por la ventana de la niña bola hasta que decidieron dejar paso al reflejo de la luna Catalina en el cristal, Sol estuvo eructando miedos. Cada vez que uno salía al exterior unas cuantas bombillas de su corazón volvían a brillar con la misma fuerza de antes.
- ¿Pero es que no sabes que los miedos necesitan viajar de un lugar a otro, de una persona a otra y nunca deben ser tragados? Si lo haces, luchan por salir con tanta fuerza que no te dejan en paz. Los muy impertinentes necesitan entrar y salir y aunque sean incordiosos  y feos hay que dejar que aparezcan para que se marchen a otro lugar. Solo así se puede seguir brillando.
- ¡Pero es que me asustan mucho!
- A ti y a todos, mi Solete. Todo el mundo siente miedo, hasta los más valientes. Pero solo algunos saben que cuando les abres una ventana, a través de ella acabarán saliendo y volverá a entrar la luz del día.
Desde ese preciso instante, Sol volvió a lucir su olvidada sonrisa con tanta fuerza que contagiaba a todo aquel que se cruzaba con ella. No dejó de ser miedosa, eso sería contar una mentirijilla, pero descubrió que, aunque a veces los miedos eran pesados como ellos solos, no le impedían seguir rodando.

Carmen


miércoles, 3 de octubre de 2012

Libertad para nacer






Os presento un vídeo que nos invita a reflexionar sobre la industrialización del parto y la necesidad de recuperar el derecho a un parto respetado, donde se escuche la voz y el lenguaje del cuerpo de la mujer.
Ya está bien de abusos...




domingo, 30 de septiembre de 2012

Alzheimer...entrevista a Richard Taylor + trailer Arrugas

Entrevista a Richard Taylor. Investiga el Alzheimer desde el 2001 y lo padece. Doctor en psicología.
(La Contra de la Vanguardia)


Me diagnosticaron una demencia hace 10 años... Nada especial: si llegan a los 80, una de cada cinco personas, la sufrirá. Y nueve de cada diez perderán funciones cognitivas.

¿Era alzheimer?
Antes hablábamos de demencias; hoy, por intereses de farmacéuticas y lobbies, el 70 por ciento se etiqueta como alzheimer.

¿Como psicólogo percibió algo extraño?
Soy doctor en Psicología y fui profesor e investigador en la Universidad Rice, pero no había notado nada raro. Fue mi hija, que sólo me veía de vez en cuando, la primera que detectó mis fallos de memoria.

Por ejemplo.
Tenía cita con un médico y fui a otro.

Puede pasarle a cualquiera.
Eso pensaba antes de saber el diagnóstico.

¿Se asustó?
Quise asumirlo con naturalidad. Tal vez sufriría algún despiste, pensé, pero podría continuar enseñando –había sido elegido profesor del año tres cursos– e investigando. Y no quise ocultarlo. Se lo dije al decano.

¿Reaccionó con naturalidad?
Al día siguiente recibí su carta de despido.

¿Era legal ese despido?
Fue injusto y poco inteligente, pero legal. Esos despidos aún son legales, por eso ahora luchamos para que dejen de serlo.

¿Qué hizo usted entonces?
Me reconvertí sin querer en investigador y experto en dolencias neurodegenerativas.

¿Y qué descubrió?
Para empezar, que no me iba a morir. Me habían advertido que la esperanza de vida, tras el diagnóstico, eran diez años de media.

¿Y no era cierto?
Yo tenía 58 años y comprobé que el alzheimer se diagnosticaba de media a los 72 años, así que era cierto que la mayoría moría diez años después del diagnóstico, pero ¡porque ya tenían 82! Era falso decirme: "Sólo te quedan 10 años" cuando la estadística decía: "Un alzheimer vive tanto como cualquiera".

Sí, pero ¿en qué condiciones?
También cuestioné ese destino horrible de pasear desnudo por la calle; perder el control de los esfínteres y pegar a mi familia...

¿No es así?
Cada cerebro es único. El mío durante estos diez años no se ha degradado tanto ni el de la mayoría de los pacientes que trato. En cambio, cuando revelas la dolencia, todos te ponen la L de loco en la frente y esperan que te desnudes en la próxima esquina.

¿Los amigos no le han ayudado?
Si me hubieran amputado un brazo, me ayudarían, pero al oír alzheimer, los malos amigos huyen a veces con una excusa tan fácil como "no quiero que te sientas mal al no poder seguir mi conversación".

¿Se pierde usted en las charlas?
A veces sí, pierdo facultades, pero mantengo intacta mi necesidad de cariño. Aunque confundiera sus nombres y caras, seguiría siendo yo, Richard, su amigo que los necesita. Además: ¿cómo saben que los confundo?, ¿cómo saben qué pasa en mi mente? En realidad del cerebro no sabemos casi nada.

¿Es bueno que te diagnostiquen un alzheimer pronto o mejor no saberlo?
La tendencia es avanzar el diagnóstico y saberlo te permite preparar a tu familia, aunque la mía reaccionó con horror y una especie de extraña vergüenza. Luego aprendimos juntos y me ayudaron a seguir.

¿Qué diferencia hay entre usted, diagnosticado de alzheimer, y nosotros?
Ustedes no saben de qué morirán y yo ya sé que, si no me atropella un autobús, y vivo diez, veinte, treinta años más... al final acabaré muriendo de alzheimer.

Pues no veo tanta.
La única diferencia no está en la realidad, sino en ese estigma. Si fuera artritis, ni se fijarían, y lo cierto es que el alzheimer, durante años, no perjudica más a la convivencia que una artritis.

¿Está seguro?
Tal vez te equivoques de hora y de sitio alguna vez, pero eso no te impide seguir lúcido en muchas otras cosas.

¿Tener educación superior ayuda?
Lo que más me ha ayudado es reunirme con otros enfermos e intercambiar experiencias. Vimos que perdíamos memoria, pero seguíamos siendo nosotros mismos.

Decían que la cultura ayuda.
Quienes tienen más educación tienen más capacidad de disimular la pérdida de funciones cerebrales. Eso es todo.

¿Se curará algún día el alzheimer?
Ni siquiera estoy seguro de que sea una enfermedad. Es una consecuencia de la evolución. Evolucionamos para vivir 40 años y, en sólo dos siglos, el progreso científico nos ha permitido vivir el doble. Y algunos cerebros simplemente no logran adaptarse a esa longevidad sobrevenida. Otros órganos podemos curarlos o reemplazarlos, pero nuestro cerebro es demasiado complejo.

¿Ni una línea investigadora promete?
Hemos gastado billones en curar la enfermedad sin resultado. Ahora deberíamos dedicar más dinero a mejorar la vida de los enfermos. Antes de soñar con un improbable mundo sin alzheimer, habría que asumir que en este mundo hay enfermos y ayudarlos. Pero también hay farmacéuticas...

¿Por qué la investigación no avanza?
No creo que nuestro cerebro sea capaz de desentrañarse a sí mismo. Apenas sabemos nada de él. Tomamos millones de pastillas para la depresión, por ejemplo, sin saber cómo funciona nuestra mente.







miércoles, 26 de septiembre de 2012

Al aire (Chambao)

Hoy toca canción terapéutica. 

Pensando en todas las mujeres que tendemos a perdernos en el otro y a dudar de nuestra valía.
Pensando en todas las mujeres que a veces perdemos nuestra dignidad y olvidamos que el "no" es una muy buena opción de respeto a una misma.
Pensando en todas las  mujeres que ansiando demasiado un "te quiero" nos pasamos por alto . 
Para todas las mujeres que día a día estamos aprendiendo a querernos y a darnos un lugar, a pesar de los baches del camino y del ego cegador.



Al aire (Chambao)

Un reloj sin manillas,
una maleta vacía,
ay, vacía...
Una cura de mi misma,
un viaje a ninguna parte
un diario, diario en blanco,
un lugar donde poder escaparme,
al aire, al aire...
Grandes revoluciones,
profundas transformaciones,
diálogo interno para avanzar.
Descubriendo mi energía y fuerza personal
Deja de gritar con la boca cerrá,
Que todo fluya y sea natural...
Una cura de mi misma,
un viaje a ninguna parte
un diario, diario en blanco,
un lugar donde poder escaparme.
Una cura de mi misma,
un viaje a ninguna parte
un diario, diario en blanco,
un lugar donde poder escaparme,
Al aire, al aire...
Al aire, al aire...
Abriendo mi alma de par en par,
junto a las olas del mar
sintiendo esta alegría.
Etapa de transición,
a mil por hora el corazón,
alegre canto a la vida...
Una cura de mi misma,
un viaje a ninguna parte
una cura de mi misma…
Al aire, al aire, al aire...

lunes, 24 de septiembre de 2012

¿Qué es lo que yo necesito?


Pequeño pero valioso fragmento de una charla ofrecida por la psicoterapeuta Cristina Dicuzzo sobre las relaciones como escuela de vida en Qualia.


----------------------------------------------------------------

Sabes cuánto me gustaría que todas las noches me dijeses "te quiero"
que me abrazases hasta dejarme dormida
que, aun preocupado por tus cavilaciones, para mi siempre hubiese mirada de ternura.
Que me hicieses vibrar, reir, soñar
que me salvases de los peligros
y me deseases hasta reventar.
...sabes papá... digo ...¡Tomás!

  Carmen  ;-)





sábado, 22 de septiembre de 2012

Ser y tener


Ya no estoy en la docencia y desde la distancia me doy cuenta de lo importante que es la calma para nosotros y para ellos, los alumnos. Encontrarte a gusto en la clase, hacerla nuestra. ¡qué más da que los chicos tengan 6 o 16!  ¿acaso no hacemos nuestra, nuestra casa, donde pasamos tantas horas?. La maldita prisa por seguir unos contenidos absurdos y obsoletos resta tiempo a proyectos tan necesarios como fomentar la escucha, la reflexión, la expresión corporal, la educación emocional. Si  me siento perdida, inundada por un temario ridículo, si siento que tengo que llegar hasta no sé que lugar, todo esa ansiedad la traspaso a mis alumnos, de manera consciente e inconsciente.
Me enfado cuando pienso que una psicopedagoga, en mi caso de educación especial, está obligada a dar castellano, catalán, sociales, mates,etcetc.¿ Será que no tenemos otras cosas valiosas que aportar? No hay barita mágica. No puedo transformar a un alumno conflictivo en un angelito. Pero con tiempo y con calma puedo descubrir qué le interesa a él o ella, con que se siente a gusto, qué le pasa, cómo se relaciona y que encuentre un sentido a estar en clase. Pero para eso , ese chico o esa chica me ha de interesar, no viéndole como un enemigo saboteador, si no como alguien que reclama ayuda para así facilitarle el camino. 
Siempre he pensado que para ser maestro o profesor hay que estar bien trabajado interiormente. Es tan fácil dejar de ver la prioridad de cada alumno dejándonos llevar por los diferentes trajes que llevamos puestos. Es tan fácil dejar de lado a un alumno porque no está complacido con "tus encantos" y "tus ganas de ayudarle", sacarle fuera de clase porque " la norma es la norma", aprovechar hasta las horas del patio para que se aprenda el verbo "to be", porque la coordinadora piensa que es básico y no quiero decepcionarla , etcetcetc. Y mientras me desgasto yo y el alumno cada vez está más fuera que dentro del sistema educativo.

Os adjunto un trocito de la película "Ser y tener".¡Feliz fin de semana!




lunes, 17 de septiembre de 2012

El tesoro de Lilith, un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual, destinado a niñas de entre 5 y 13 años

La semana pasada descubrí a Carla Trepat y el maravilloso proyecto que ha iniciado. Si todo va bien, su cuento "El tesoro de Lilith" nacerá dentro de muy poco. ¡Qué ganas tengo ya de saborearlo!.
Aquí os dejo una entrevista a Carla recién salida del horno.

  

¿Qué mejor regalo que acompañar a las niñas a conocerse y a amarse a sí mismas a través de un cuento? Entrevista con Carla Trepat

Os invito a leer la entrevista que me ha hecho Macarena del portal Peques y Más 

Carla Trepat se ha propuesto editar un precioso cuento escrito e ilustrado por ella, quiere tener una tirada de 300 ejemplares para el mes de noviembre. Con este fin ha recurrido al mecenazgo, de manera que todos los interesados en aportar cantidades variables de dinero al proyecto, pueden hacerlo a través de Verkami.

La historia se llama ‘El tesoro de Lilith’, está dirigida a niñas a partir de cinco años, y pretende hablarles sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual, de una forma cercana.

En la contraportada encontramos ‘Hace cientos y cientos de años que las mujeres llevamos dentro un gran tesoro. ¿Galletas, chocolate, caramelos? Nada de eso. Las mujeres llevamos en nuestro interior algo mucho más importante, mucho más bello’.

Ahora si queréis saber un poco más sobre este proyecto, seguid leyendo.

Hemos traído a Carla 
para que nos cuente un poco más sobre su iniciativa: ella es una terapeuta formada en danza, clown y teatro, orientada a la búsqueda y expresión de lo genuino a través del cuerpo. Ha sido también co-creadora del ProgramaAlegra de formación en educación emocional y y autoestima para niños y adolescentes.


Peques y Más.- ¿Cuándo surgió en ti el interés por la educación emocional en niños?

Carla Trepat.- Mi hermana tuvo su primera hija a los 19 años, vivieron en una cueva en Tenerife y ahora crían a su hija en casa. Sé que es extremista en muchos sentidos, aunque para mí representa un modelo de libertad y de confianza. Me abrió un mundo de posibilidades y de responsabilidad sobre mi vida, ahora sé que yo elijo, en muchas cosas, cómo quiero vivir.

La relación con Saida, mi sobrina, fue difícil por la distancia y allí creció mi deseo y curiosidad por la educación y los niños. Investigué a Rudolf Steiner, Montessori, Mauricio y Rebecca Wild, … Creo que en la educación formal falta el contacto humano, las miradas, las sonrisas,… que las emociones tengan un espacio en el aula, ya que ellas nos muestran por dentro y es vital para crecer sanos escucharlas, además de crear un vínculo profundo con los demás.

PyM.- ¿Qué actividades forman parte del programa Alegra que has estado coordinando?

C.T.- El programa Alegra es una formación para padres, madres y educadores en Inteligencia Emocional y Autoestima, donde se integra el aprendizaje de conocimientos con la transformación personal, a través de la reflexión sobre la propia biografía, la escucha, gestión emocional, comunicación empática.

Se parte de la premisa de que los niños, crecen y aprenden modelando las actitudes y comportamientos de los adultos que los rodean, estos son sus principales referentes educativos. Dedicamos el tiempo y el espacio a potenciar la propia Autoestima e Inteligencia Emocional del Adulto para ser un buen referente. Es una formación intensiva en la naturaleza de 8 días repartidos en dos módulos. Una experiencia muy vivencial e integradora.


PyM.- ¿Por qué crees que es importante la educación sexual desde la familia?

C.T.- Yo desde bien pequeña me tocaba para darme placer en la intimidad y con amigos y amigas de la clase. Me parecía extraño que los adultos “que lo saben todo” no me dijeran nada, que tuviera que hacerlo a escondidas cuando era para mí, algo que me daba alegría y placer. 

Simplemente creo que reconocer esta necesidad del niño es sano, y que establecer un vínculo de comunicación y confianza desde bien pequeños es positivo. También para que más tarde, en la adolescencia, los chicos y chicas se sientan tranquilos de poder hablar con los padres.
Qué mejor regalo que acompañar a las niñas conocerse y a amarse a sí mismas a través de un cuento
PyM.- Háblanos sobre Lilith, ¿quién es?

C.T.- Lilith, según el Génesis, es la mujer creada a semejanza de Dios, igual que Adán. En la relación que tuvieron ellos dos, Lilith se sintió poco respetada y tratada como a un ser inferior, así que decidió marcharse. Adán se quedo sólo y pidió a Dios que creara una mujer para él, así que Dios creó a Eva de una costilla de Adán.

Eva es la mujer que hemos tenido de modelo en esta sociedad. Casi nadie conoce a Lilith, para mí es un símbolo de libertad, consciencia y valor. Una mujer que escucha a su intuición y actúa acorde con ella. Creo que recuperar esta esencia es vital.

PyM.- Me gusta mucho la idea de hablar sobre el placer, la sexualidad, y el ciclo menstrual a las niñas (incluso desde que son pequeñas). ¿Qué te ha inspirado a escribir un cuento para hablar de esta forma tan bonita sobre temas que incluso hoy son tabú?

C.T.- Este viaje empezó para mí hace mucho tiempo, cuando escuché a mi abuela decir “yo nunca he tenido un orgasmo”. Esta frase se quedó grabada en mi mente y, como una lucecita, ha ido apareciendo en mi vida, susurrándome por las noches y recordándome esa generación de mujeres para las que el placer sexual era algo prohibido, desconocido… 

Y yo me preguntó ¿qué queda de esa represión ahora en mí? Creo que hay una represión en forma de silencio, y este silencio para mí también educa, y mucho. De hecho, ha sido necesario romperlo y hablar, investigar, preguntar,… crear este cuento.

PyM.- ¿Qué crees que necesitan las niñas que les cuenten sobre el cuerpo de la mujer? ¿Les va bien que alguien les anticipe los cambios que llegarán a partir de la pre adolescencia?
Cierra los ojos, pon las manos en tu vientre y escucha los latidos de la Flor de la vida. Una práctica tan simple para ayudar a poner la atención en el propio cuerpo, en cómo somos, y no en el afuera, donde nos dicen como deberíamos ser

C.T.- A mí me hubiera encantado que alguien me presentara algo que recién ahora estoy conociendo, ¡mi útero!. Este gran desconocido y vital para la mujer, cómo yo lo llamo “la flor de la vida”, conocerlo y aprender a relajarlo para, por ejemplo, tener unas menstruaciones y un parto más placenteros, además de ser el centro de creatividad de toda mujer.

Antiguamente, mujeres de todas las edades tenían mucha más relación entre ellas, y cuando algo le sucedía a una, todas las otras se enteraban también, las más pequeñas aprendían de las mayores, y las mayores de las abuelas, la sabiduría transgeneracional pasaba de boca en boca.

PyM.- Cuéntanos algún detalle más sobre el proyecto de editar el cuento, y la respuesta que está recibiendo la iniciativa.

C.T.- Editar yo el cuento me permite tener una relación más próxima con los padres, madres, profesores, … para mí es esencial recibir sus comentarios y tener una relación más próxima con ellos, … Esta siendo una experiencia increíble, recibo muchos e-mails al día felicitándome y eso me da ánimos para seguir por este camino, donde este es el primer paso. Con ilusión por seguir aprendiendo y seguir dando a luz a mis pequeñas creaciones.

PyM.- Seguro que todos los lectores de Peques y Más tienen hijas, o sobrinas, o nietas, ¿por qué sería un buen regalo ‘El tesoro de Lilith’? 

C.T.- Hablar de la sexualidad y el ciclo menstrual, es importante. Más vital, me parece, acompañar a las niñas desde bien pequeñas a escucharse a sí mismas, a su propio cuerpo. Fortaleciendo su autoestima y confianza en ellas mismas. Aprender a amar y respetar cada parte de nuestro cuerpo.

¿Qué mejor regalo que acompañarlas a conocerse y a amarse a sí mismas a través de un cuento?

PyM.- Y los niños ¿no necesitan también saber sobre el cuerpo de la mujer? ¿qué aprenden leyendo tu cuento?

C.T.- El tesoro de Lilith muestra una mujer curiosa y segura de sí misma. Enseñar otro modelo de mujer a los niños ayudará a que se relacionen de forma diferente, además de crear cercanía y empatía al conocer y comprender más de cerca las intimidades femeninas.

Por nuestra parte nos queda decir que ha sido un verdadero placer conversar con Carla Trepat, autora de ‘El tesoro de Lilith’. Si queréis más información sobre el cuento, os emplazo a consultar el proyecto en Verkami.

Mis metas. Virginia Satir

Quiero amarte sin absorberte,
apreciarte sin juzgarte, 
unirme a ti sin esclavizarte,
invitarte sin exigirte,
dejarte sin sentirme culpable,
criticarte sin herirte,
y si puedes hacer lo mismo por mi,
entonces, nos habremos conocido verdaderamente
y podremos beneficiarnos mutuamente." 

Virginia Satir


Solo es el principio


¿Vamos a dejar pasar por alto este tesoro? 





"SOLO ES EL PRINCIPIO es una película documental sobre clases de Filosofía para Niños, captado con calidez y sensibilidad, en la senda de Ser y tener de Nicolas Philibert, que promueve a la reflexión sobre nuestra capacidad ética, social y humana, y sobre la importancia de una buena educación desde la infancia."

sábado, 15 de septiembre de 2012

Declaración de Guerra (Valérie Donzelli)

Una película que habla sobre el amor a la vida, sobre la lucha, la alegría, la enfermedad, la muerte y de vuelta, el amor a la vida. Con una banda sonora genial, la directora  Valérie Donzelli, que además es la guionista y la actriz principal, nos muestra una de sus vivencias más intimas e intensas. Declaración de guerra es una de esas pelis que nunca me cansaría de ver.




viernes, 14 de septiembre de 2012

Pienso, luego sufro (Giorgio Nardone)

La duda es algo que a todos nos invade de vez en cuando. Sin embargo, hay veces que el querer tener todo bajo control, el querer tener una seguridad absoluta, provoca exactamente el efecto contrario, desencadenando fobias y obsesiones por doquier. La respuesta que nos pretende tranquilizar se convierte en una trampa porque en seguida aparece otra pregunta que rebate la respuesta anterior. De esta manera podemos entrar en un bucle que nos deja exhaustos y sufrientes, encadenados a un bucle sin fin. 
Giorgio Nardone, creador de la Terapia Breve Estratégica nos da pistas sobre como acabar con el bucle para poder seguir estando en el bendito "aquí y ahora".

jueves, 13 de septiembre de 2012


Interesante reflexión sobre sobre el parto por el maestro Claudio Naranjo.

El poder del discurso materno (Laura Gutman)

Como algunos bien saben, soy capaz de empezar 3 libros a la vez. Como no podía ser de otra manera, este verano  batí records y en mis manos he tenido unos cuantos que he ido intercalando en función de mi color del momento. Mi gran reto personal: acabarme "Todos los nombres" de Saramago. Mi propósito aquí: nombraros un grato descubrimiento: EL PODER DEL DISCURSO MATERNO de Laura Guttman.
La autora nos invita a adentrarnos en nuestra infancia para entender el personaje que  hemos construído para sobrevivir, haciendo hincapié en el peso que tuvo para esta construcción "lo que fue nombrado" en contraposición a la realidad vivida.




Sin duda, una muy buena recomendación de lectura para todo aquel que quiera poner un poco más de luz en su proceso.